Agua 100% pura ecológica procedente de la destilación de pétalos de Jazmín.

HIDROLATO ECOLÓGICO DE JAZMÍN

MODO DE EMPLEO: Los hidrolatos pueden usarse como tónicos faciales para relajar la piel. Aplicar sobre la piel limpia a cualquier hora del día y antes de aplicar cremas o aceites. Puede ser aplicado igualmente en el resto del cuerpo. Como limpiador facial, aplicar sobre la piel sin maquillaje para eliminar impurezas. Para usar los hidrolatos como tónico capilar, aplicar directamente sobre el cabello limpio. Apto para usarlo en fricciones para mejorar la circulación sanguínea, prevenir varices y relajar la musculatura. Usándolo como perfume ligero, obtendrá todo el aroma natural de la planta, sin añadidos artificiales. Puede usarse como ingrediente en mascarillas (sustituyendo el agua corriente) o añadirlo a la plancha para conseguir un suave aroma floral en la ropa. Puede aplicarse en toda clase de pieles.

PROPIEDADES: El agua floral de Jazmín está indicado para todo tipo de pieles, si bien se recomienda especialmente para pieles secas o desvitalizadas, o que presenten rojeces o picores. Aumenta notablemente la elasticidad de la piel y combate los signos de la edad. Tiene un gran poder antiséptico y cicatrizante, por lo que puede aplicarse en pequeñas heridas y quemaduras de la piel. Es antiinflamatorio y se puede usar como un analgésico suave o tranquilizante. Por su acción antiespasmódica, reduce los calambres musculares y los ataques de tos. Reduce los ronquidos y favorece la normal respiración. Por ello, y por ser un relajante natural, está indicado para casos de insomnio. Es un potente afrodisíaco. El aroma delicado del agua de jazmín aumenta la autoestima y proporciona sensación de optimismo, por lo que se le considera un buen antidepresivo, actuando a nivel mental y emocional.